Contra la nueva cara del militarismo

Publicamos una entrada del programa Contra la Militaritzación de la Juventud de nuestros amigs de WRI-IRG

En el siglo XXI, la guerra internacional se basa menos en la conscripción y más en la tecnología «inteligente» y las fuerzas móviles altamente entrenadas. En el pasado, los resistentes a la guerra se centraron en obstaculizar e impedir la conscripción, a veces con éxito. Actualmente, la IRG sigue con la lucha contra los preparativos para la guerra y las formas cambiantes del militarismo en todo el mundo, pues uno de los aspectos de la guerra no ha cambiado: sigue sembrando indiscriminadamente la muerte y la destrucción. Por favor, plantéate apoyar a la IRG con una donación periódica o única. También puedes contribuir a mantener nuestro trabajo dejando un legado en tu testamento.

El nuevo rostro del militarismo: el marketing gota a gota

Puesto que el ejército ya no puede contar con un flujo constante de reclutas forzosos para constituir estas fuerzas armadas altamente entrenadas, tiene que presentarse ahora como una opción atractiva para los jóvenes. La publicidad de reclutamiento aumenta en escala y sofisticación: formar parte del ejército se presenta como un medio para viajar, tener un trabajo seguro en tiempos de penuria económica y proteger al propio país.

La visibilidad pública del ejército también aumenta en general. Esto se consigue a través de anuncios en la televisión, vallas publicitarias, revistas y periódicos, mediante el uso del espacio público para desfiles y ceremonias militares, y especialmente, a través de la presencia de las fuerzas armadas en escuelas, institutos y universidades. De este modo, el ejército crea una cultura favorable al reclutamiento, además de justificar sus actividades de una forma más general.

Tal como lo expresó el jefe de estrategia de reclutamiento del ejército británico: «Nuestro nuevo modelo se basa en la concienciación y esto conlleva un tiempo de 10 años. Empieza con un niño de siete años que ve un paracaidista en una exhibición aérea y piensa «Esto es genial». A partir de ahí, el ejército intenta aumentar su interés mediante el gota a gota.» (Coronel David Allfrey, New Statesman, febrero 2007).

Contra la militarización de la juventud

Los antimilitaristas tienen que responder a los cambios del reclutamiento militar, dejando atrás la conscripción y abordando el reclutamiento «voluntario», que se nutre de la militarización de la sociedad y, sobre todo, de los jóvenes.

Una nueva iniciativa de la IRG – Contra la Militarización de la Juventud – quiere hacer frente a esta nueva estrategia.

Nuestra conferencia internacional de estudio en Alemania, en junio de 2012, reunió a sesenta y cinco participantes de cuatro continentes para hablar de las formas en las que los jóvenes son atraídos por el ejército y cómo se pueden contrarrestar. Desde entonces, estamos elaborando un libro a partir de los temas que se trataron en la conferencia. Estamos creando también un sitio web plurilingüe de recursos para hacer frente a la campaña que destinan los ejércitos de todo el mundo a los jóvenes.

Instamos a las personas y a los grupos a actuar y los apoyamos en ello: estamos planeando convertir una jornada alemana por la Educación Sin Ejército, el próximo mes de junio, en un evento internacional.

La IRG está en una posición idónea para ser el punto de convergencia de los grupos antimilitaristas que trabajan sobre este tema.

Existen grupos que están creando conciencia sobre la militarización de la juventud y que le hacen frente públicamente. Varias escuelas alemanas se han declarado «libres de ejército» y niegan el acceso a sus dependencias al ejército alemán (Bundeswehr). En EE UU, limitar el acceso de los reclutadores a las escuelas secundarias y universidades ha sido uno de los principales «campos de batalla» entre el ejército y el movimiento antirreclutamiento.

Yo quiero asegurarme de que la IRG pueda aunar estas corrientes de activismo y ampliarlas de cara al futuro.

Por ello, he decidido dar apoyo a este trabajo dejando algo de dinero a la IRG en mi testamento. ¿Podrías plantearte hacer lo mismo?

Si en este momento de tu vida no estás planificando el futuro, envía una donación a la IRG como forma inmediata de apoyo al trabajo contra la militarización de la juventud.

Gracias.

Oskar Castro
Analista en Juventud y Militarismo en EEUU

Deja un comentario