Pepe Beúnza recibe el premio ICIP Constructors de Pau en representación de todos los objetores e insumisos del estado

El colectivo de objetores de conciencia e insumisos al servicio militar obligatorio del estado, simbolizados en la persona de Pepe Beúnza, ha recibido este anochecer en un acto al Parlamento el primer premio ICIP Constructors de Pau, que otorga el Instituto Catalán Internacional por la Pau (ICIP). La presidenta, Núria de Gispert, ha entregado el premio, que Beúnza ha querido compartir con los objetores Jordi Agulló, Martí Olivella y Ramon Panyella y el insumiso Jaume Llansó, que lo han acompañado al escenario durante su parlamento.

La presidenta ha destacado «el papel impulsor y de denuncia, el testigo y el sacrificio personal por una causa que se considera justa» de personas como Pepe Beúnza y de los movimientos sociales «que quieren mejorar nuestro presente colectivo». Así, ha asegurado que Beúnza hizo el 1971 un «acto de coraje, de generosidad y de coherencia al servicio de una causa justa» cuando se negó a hacer el servicio militar a pesar de saber que la decisión le comportaría una pena de prisión, y ha destacado que a pesar de que el galardón recae en su persona el acto de hoy reconoce y felicita «todo el movimiento de conciencia que se consagró al hito de poner fin a la mili obligatoria».

Beúnza, que ha recibido el premio con el auditorio de pie y un largo aplauso, ha querido destacar que lo recogía «en nombre de todos y con orgullo» y que «quienes más se lo merecen son los insumisos que consiguieron el sueño de cualquier pacifista: vaciar los cuarteles». Con todo, ha advertido que «se tiene que utilizar aquella campaña para aprender y mejorar», puesto que «hemos pasado de una dictadura franquista a una de financiera, ante la cual también tenemos que ser insumisos», porque, ha asegurado, «no hay conquistas sociales por siempre jamás». Al último, ha cuestionado el presupuesto que cada año el gobierno del estado destina a defensa, «un gasto inútil», se ha lamentado, y ha razonado que «hay que pasar de una cultura de muerte y capitalista» a «una cultura de paz en que la vida sea sagrada».

En el acto también han intervenido José Luis Gordillo, profesor de filosofía del derecho de la Universitat de Barcelona, que ha glosado la figura de Beúnza y del movimiento de objetores e insumisos, y Tica Font, directora del ICIP, que ha leído el acta del jurado. Entre los asistentes había, entre otros, el vicepresidente primero, Lluís Maria Corominas; los diputados Glòria Renombre, Dolors Gordi, Elisabeth Abad (CiU), Jaume Bosch (ICV-EUiA) y Pere Aragonés (ERC), y el comisionado de cooperación internacional, solidaridad y paz del ayuntamiento de Barcelona, Manel Vila.

Via Parlament de Catalunya

Foto: Parlament de Catalunya

Deja un comentario